La piel de los labios es mucho más fina que la del resto del cuerpo y no puede aumentar de grosor. Los humedecemos a menudo y están expuestos a cambios de temperatura y agentes externos que deterioran y afectan a esta delicada zona.
El exfoliante labial ayuda a retirar las células muertas y trocitos de piel y conseguirás unos labios visiblemente hidratados.

Nuestro bálsamo los protege, repara y les aporta un ligero volumen gracias al ácido hialurónico.

¿QUIERES TENER UNOS LABIOS BONITOS? ¡ELIGE EL TUYO!

Título

Ir a Arriba